fbpx

Martin Brofman
1940 - 2014

"Haz lo que realmente quieres hacer, no hagas lo que no quieres hacer y confía en tu viaje".

 

En 1975, tenía un cáncer que los médicos decían que era terminal. Según ellos, me quedaban uno o dos meses de vida. El tumor estaba localizado en la médula espinal en la parte posterior de mi cuello. Cuanto más grande se hizo, más comprimió la médula espinal. Esto causó parálisis en mi brazo derecho y espasmos en las piernas. El intento de cirugía para extirpar el tumor había fracasado. En cuanto a la quimioterapia y la radiación, los doctores me dijeron que, por varias razones, no funcionaría. También me habían advertido que el final podría llegar muy abruptamente en cualquier momento. Todo lo que tenía que hacer era toser o estornudar.

Así que me enfrenté a una realidad en la que cada día podía ser el último, cada hora la última. El tiempo que me quedaba, quería vivirlo bien, ser feliz, ser simplemente yo mismo.

Las dietas que podían ayudarme a pasar, pero que no me daban ningún placer, no tenían sentido para mí, ya que cada comida podía ser mi última comida. ¡Quería comer lo que me gustaba! No quería engañarme a mí mismo, pero quería ser auténtico en todo lo que hacía.

Mi escala de valores cambió. Empecé a vivir el momento y a hacer todo lo que hacía por diversión, porque realmente quería hacerlo. Las cosas que solían ser muy importantes de repente no lo eran en absoluto. Lo único que importaba era ser feliz, y para mí eso significaba hacer lo que me gustaba hacer, y no hacer lo que no me daba placer. Dos meses después, todavía estaba vivo. Había agotado todo el tiempo que me habían dado, ¡pero seguía aquí! Un mes después, había excedido el límite de tiempo establecido por los médicos, y estaba vivo. Me preguntaba cuánto tiempo duraría. La temporada de vacaciones sólo estaría a cinco meses de distancia. Si, por algún milagro, siguiera vivo, iría a un paraíso tropical para celebrarlo. Cuando tomé esa decisión, no sabía que este viaje me salvaría la vida.

Cinco meses después, estaba celebrando el Año Nuevo en el Club Méditerranée en Martinica, y tuve una conversación con un hombre que enseñaba meditación Zen allí que me abrió horizontes inesperados. Dijo: "El cáncer comienza en tu mente y ahí es donde tienes que ir para deshacerte de él". Y entendí lo que quería decir. Pude ver que el cáncer era una metáfora de cosas que no había expresado. Pude ver cómo mi antiguo modo de vida y mi antigua forma de ser me habían llevado a destruirme de tantas maneras. Me di cuenta entonces de que si cambiaba mi forma de ser, podría liberarme de mis síntomas. Podía usar mi mente para cambiar mi actitud ante la vida, así como mi cuerpo, y por primera vez desde que escuché el diagnóstico, estaba viendo la posibilidad de darle la vuelta a la situación, deshacerme del cáncer, ¡salvar mi vida!

Unas semanas más tarde, asistí a la presentación de un taller de cuatro días del método de Control Mental Silva, que nos enseña a usar nuestra mente como una herramienta. La idea básica es que la forma en que vemos el mundo genera nuestra realidad, y elegimos nuestros puntos de vista, para poder transformar cualquier aspecto de nuestra realidad. Mi estado mental fue el resultado de la programación, así como las respuestas proporcionadas por una computadora dependen de cómo fue programada. Podría reprogramar mi mente.

Me vi a mí mismo como un hombre muriendo de cáncer, y tuve que reprogramar mi mente para crear otra percepción, la de un hombre sano. No estaba preparado para una transformación tan radical, y me di cuenta de que sería más fácil para mí crear dentro de mí la percepción de mejorar cada vez más, hasta que estuviera completamente bien.

Me veía a mí mismo como un hombre que se deterioraba, cada vez más cerca de la muerte, y sabía que si quería lograr el resultado final de estar sano, tenía que transformar la percepción de empeorar en una de mejorar. También sabía que el punto de inflexión podría llegar en cualquier momento. Era cuestión de girar una palanca en mi mente, insistiendo en que sabía que había sido girada.

Decidí que si este cambio podía ocurrir en cualquier momento, también podría ocurrir ahora, ahora mismo.

Sentí entonces que algo estaba cambiando en mi mente, y supe que la mejora había comenzado. También sabía que la fuerza de esta decisión y la importancia del momento de este cambio no debía ser socavada de ninguna manera. Sabía que la forma en que percibía el mundo siempre debía reforzar la idea de que estaba mejorando. Cuando comía, lo que quería, me decía a mí misma que era exactamente lo que mi cuerpo necesitaba y quería. Esta actitud aceleró el proceso de sanación. Las sensaciones físicas como las descargas eléctricas internas, que antes me habían fortalecido en la creencia de que mi tumor estaba creciendo, ahora me parecerían como evidencia de la reabsorción del tumor. Mi mente buscaba constantemente nuevas formas de verificar que mi salud mejoraba.

Sabía que tenía que alejarme de la gente que todavía quería verme como un enfermo terminal, no por falta de amor, sino simplemente para mantener mi actitud positiva hacia el proceso de sanación. Tuve que asociarme con gente que quería animarme en la aparentemente imposible tarea que me había propuesto. Cuando me preguntaban cómo estaba, respondía: "Cada vez mejor", y me lo repetía a mí mismo, considerando lo cierto que era.

Había oído que, según el método de programación mental, si hablaba conmigo mismo durante quince minutos tres veces al día, y todos los días durante sesenta y seis días, podía hacerme creer cualquier cosa, y que cualquier cosa que creyera sería real.

Sabía que era vital mantener una programación positiva, y que relajarse y hablar conmigo mismo en un estado mental positivo durante quince minutos tres veces al día era una parte del proceso de programación que no debía interrumpir en absoluto. A veces tuve la tentación de no hacer mis ejercicios de relajación; entonces recordé que era mi vida la que estaba en juego. Así que cualquier tentación de este tipo me pareció un obstáculo entre mi vida y yo, un obstáculo que debía ser eliminado para poder vivir.

Al principio tuve muchos problemas. Me resultaba muy difícil mantener la integridad del momento de cambio, que se veía muy fácilmente comprometido por algún pensamiento o palabra que me distraía de la idea de mejorar mi salud; tenía que ser honesto conmigo mismo, reconocer los hechos, y que había "fallado". Así que me dije a mí mismo que esto era sólo un ejercicio de entrenamiento y que el verdadero momento de cambio era ahora.

Se hizo más y más fácil. Al principio, sólo podía mantener la presencia de este momento durante unas horas cada vez, luego fue un día entero, luego dos días, luego me sentí sólido. Sabía que el método funcionaba.

Pude reconocer la voz de la duda en mí, y saber que no estaba diciendo la verdad. Pude identificarme con la voz que me animaba. Se convirtió en mi guía en el camino de regreso a la salud. Cada vez era más capaz de mantener mi mente en un solo pensamiento: saber que estaban ocurriendo cambios positivos. Cuando no sentía uno de mis síntomas, pensé que tal vez ese síntoma nunca volvería. Si volvía, pensaba que el proceso simplemente no estaba completo y que sentía el síntoma con menos fuerza que antes.

Necesitaba saber que los cambios positivos estaban ocurriendo ahora, tal vez justo por debajo del umbral de percepción, para poder esperar seriamente a que hubiera pruebas visibles de mis sentimientos. Por supuesto, siempre podía encontrar alguna pista para convencerme de que no era sólo un efecto de mi imaginación sino de la realidad, y esto fortaleció aún más el proceso. Mis hijas, Jacki y Heather, me animaron. Heather, que tenía cuatro años en ese momento, sabía que el amor cura. Me dio besos mágicos para curarme, cada mañana y cada noche. También tenía la sensación de que Jacki creía en mí y en mi capacidad para ganar la pelea.

Durante mis ejercicios de relajación, visualizaba mi tumor e imaginaba que estaba viendo una capa de células cancerosas morir y desprenderse para ser evacuadas por los sistemas de eliminación naturales de mi cuerpo. Sabía que el cambio, aunque todavía no se notara, era permanente. Comprendí que cada vez que eliminaba los productos de desecho de mi cuerpo, también se eliminaban las células cancerosas muertas. Cada vez que pensaba en esto e insistía dentro de mí que sabía que era verdad.

Sabía que el cáncer era algo reprimido, que no me estaba expresando y, como el tumor estaba situado cerca del chakra de la garganta (centro de energía), había impedido la expresión de mi ser. Como no estaba seguro de lo que esto significaba, decidí que era imperativo expresarlo todo. Expresaría todos mis pensamientos, sentimientos, todo lo que estaba en mi mente y pediría salir, sabiendo que era una cuestión de vida o muerte. Antes de eso, había sentido que expresarse llevaba a la discusión, pero me di cuenta de que los que me rodeaban apreciaban lo que estaba expresando, que la autoexpresión y la comunicación llevaban a la armonía.

Solía pensar que si realmente expresaba mis deseos, algo malo pasaría. Tuve que reprogramar esto para creer, en cambio, que si realmente expresaba mis deseos, algo maravilloso sucedería. Por lo tanto, tomé esta decisión y así fue.

Me di cuenta de que cada vez tenía menos en común con mis viejos amigos. Era como si compartiéramos una cierta frecuencia de vibración, digamos una frecuencia de 547 ciclos - lo que sea que eso signifique - y de repente estaba en 872 ciclos, con poco que intercambiar con la gente en 547 ciclos. Para poder comunicarme con alguien, tenía que encontrar nuevos amigos que también funcionaran a 872 ciclos.

Me di cuenta de que las personas a 872 ciclos me atraían espontáneamente y que yo mismo las atraía, como si hubiera adquirido un magnetismo selectivo. Al mismo tiempo, ciertos elementos de mi realidad, que ya no estaban en sintonía con el nuevo ser en el que me estaba convirtiendo, desaparecían de mi vida. Sabía que era un proceso inevitable y que no debía impedir que se produjera. También empecé a sentir una creciente sensación de compasión y comprensión. Sabía que mi vida dependía de mi habilidad para dejar ir todos los elementos de mi existencia que no estaban en armonía con mi nueva vibración. En pocas palabras, el proceso no siempre fue fácil.

Me acerqué a cada nuevo día como un proceso de autodescubrimiento, sin perjuicio de mi identidad pero, por el contrario, con la voluntad de descubrir el ser que estaba emergiendo, y un sentimiento de satisfacción con cada nuevo descubrimiento.

Estaba imaginando la escena en la oficina de mi doctor cuando había terminado este trabajo en mí. Pude verlo examinándome, sin encontrar mi tumor, y muy avergonzado. Me lo imagino pensando: "Quizá nos equivocamos". Ensayé la escena en mi imaginación todos los días durante mis ejercicios de relajación.

Aproximadamente dos meses después de empezar, fui al médico que me dijo que no me quedaba mucho tiempo de vida. Sabía que tenía que mantener mi sentimiento de que todo estaba bien. Me examinó y no encontró nada. Dijo: "Tal vez nos equivocamos". No pude evitar reírme durante todo el camino a casa.

Este método de sanación tuvo un beneficio incidental: ya no necesitaba las gafas que llevaba desde hace veinte años. Solía ser miope y astigmático, pero mi visión había cambiado. Así que me hice un examen de la vista y todo volvió a la normalidad.

Había cambiado mi forma de ser. Mi forma de vida había cambiado radicalmente. Ya no tenía sentido trabajar en horarios fijos o llamar a alguien más mi "superior", ya que todos somos seres iguales con un potencial infinito. Mi trabajo actual como sanador y enseñante tiene un significado para mí, tiene un significado importante para otros también, es útil para la humanidad y me "elevo" cuando lo logro. Tengo una profunda sensación de lograr lo que estoy destinado a hacer.

Sé que estoy haciendo el trabajo para el que estoy aquí en este planeta, y eso está bien. Nunca antes había tenido esa sensación.

El proceso de transformación es una parte integral del proceso de sanación, ya sea que esté recuperando la vista o una enfermedad grave. Esto es tan cierto cuando el desequilibrio no ha alcanzado aún el nivel físico, como lo es en el nivel mental o emocional.

Por estar curado, supe que me había transformado. Vi el mundo de manera muy diferente, en sentido figurado, pero también lo vi diferente literalmente. Mi vista también había cambiado.

Me intrigó este "beneficio secundario" de mi enfoque y decidí interesarme en el trabajo de las personas que buscaban mejorar su vista.

Leí todos los libros que pude encontrar sobre el tema, no para saber cómo hacerlo, sino para entender cómo lo hice. Encontré ocho libros, siete de los cuales se referían al octavo, Better Eyesight without Glasses (Mejor Vista Sin Gafas), del Dr. William Bates. Me enteré de que el Dr. Bates fue el pionero en este campo y que sus ideas habían conmocionado a la comunidad médica de su época en los años 20.

El Dr. Bates presentó muchas ideas notables, pero el estilo de su libro era demasiado técnico para la mayoría de la gente. Por eso otros autores, como Margaret Darst Corbett y Aldous Huxley, escribieron libros después de él para el público en general que presentaban sus ideas de forma simplificada.

El Dr. Charles Kelley del Instituto Radix de California parece haber sido el primero en añadir nuevas ideas al método, centrándose en la correlación entre los tipos de personalidad y los defectos de visión. Más recientemente, el Dr. Richard Kavner, un optometrista del comportamiento, ha proporcionado nueva información sobre las correlaciones cerebro/mental y ha tenido un éxito notable trabajando con niños.

Me pareció que el factor constante en la mejora de la visión, en todos los niveles, era el proceso de transformación personal. Con el conocimiento obtenido de la lectura de estos autores, fui capaz de desarrollar mi método a partir de sus ideas, usando mi experiencia personal para añadirlo.

Empecé a comunicar estas ideas con diferentes personas y después de un tiempo la gente con la que hablaba me dio sus gafas, diciéndome que ya no las necesitaban.....

…. Empecé a enseñar a otros las técnicas de autosanación que había utilizado y a transmitirles todo lo que había aprendido durante mi proceso de sanación.

Algunos de los que vinieron a mí me pidieron que los ayudara a sanar. Al principio estaba reacio porque pensaba que todos tienen el poder de curarse a sí mismos. Sin embargo, algunos tenían dificultades para aceptar esta idea o no sabían cómo lograr el grado de claridad y objetividad necesario para el proceso de sanación. Creían más en mi capacidad de curarlos que en su capacidad de curarse a sí mismos. A pesar de todos mis esfuerzos por convencerlos de que podían, seguían convencidos de que yo era el único que podía curarlos. Si me negaba a ayudarlos, se iban sin ser curados, lo que me hacía sentir incómodo.

No me gustaba nada este escenario, así que decidí cambiarlo y acepté contribuir a su sanación.

A medida que trataba a más y más personas, me fui haciendo más consciente de la relación mente-cuerpo. Poco a poco, un modelo que incluía todas las ideas que había explorado iba tomando forma. Reflejaba tanto mi experiencia personal como lo que había observado en las sanaciones en las que había participado. Este modelo tomó gradualmente la forma de un sistema de sanación que decidí llamar el Sistema del Cuerpo-Espejo, para ilustrar la idea de que el cuerpo de un individuo es un espejo de su vida.

Son départ, témoignage de son épouse Annick Brofman...
Le départ de Martin est une histoire en plusieurs volets, différentes pièces d’un puzzle.
Ce n’est qu’après avoir rassemblé toutes les pièces que tout prend un sens.

Martin est parti à la suite d’un cancer de la vessie. Selon notre philosophie et notre enseignement, tout commence dans la conscience et le cancer représente quelque chose de réprimé, de non exprimé, de gardé à l’intérieur. La vessie est reliée au Chakra Racine où les tensions sont expérimentées comme de la peur, de l’insécurité. Des tensions dans la conscience par rapport à l’argent, le travail, la maison.

Avec le cancer, la personne a pris la décision de mourir. Soit elle est très malheureuse à cause d’une situation ou alors le moment est venu de partir, elle a accompli tout ce qu’elle était venu faire.

Les deux sont vrais pour Martin.
Les Pièces de Puzzle
Le Niveau Physique
La maison :

Martin et moi avons toujours été très doués pour trouver l’appartement idéal, ensemble et séparément, avant notre rencontre. Nous avons toujours habité dans nos endroits de rêve.

Notre dernier appartement à Copenhague est celui où notre fils, Edouard, est venu au monde. Nous y avons été très heureux pendant 10 ans, la onzième année pas. Nous avons cherché un autre lieu pendant un an, sans succès. Tout nous poussait à quitter le Danemark, et tous les messages désignaient Monaco comme nouvelle destination, et les messages étaient très clairs. Nous avons eu le sentiment d’être « envoyés » à Monaco. Je pensais alors que c’était pour nous rapprocher de mes parents qui vieillissent et qui étaient ravis du rapprochement.

Aussi, quelle n’a pas été notre surprise lorsque Monaco a refusé de nous octroyer le droit de résidence et nous a donné 30 jours pour partir. Vous imaginez le choc. Nous avions tout quitté, embarqué Edouard dans cette aventure, il avait été accepté au Collège public de Monaco car nous avions fourni le récépissé de la demande de résidence. Cela a été un premier énorme choc pour Martin, et pour moi aussi. Toutefois, forts de notre expérience, nous savions que ce devait être pour une bonne raison. Nous avons pu rester à Monaco sans y être résident officiel grâce à divers soutiens, ça a été facile, simple. Toutefois le sentiment de rejet et de ne pas avoir de racines étaient difficiles pour Martin plus que pour moi.

Martin a souffert de ce sentiment de rejet, d’autant plus qu’il y en eu d’autres, moindres mais difficiles à vivre pour lui.

Nous avons pensé à quitter Monaco, mais pour où ? Martin hésitait à déraciner Edouard une deuxième fois en si peu de temps et surtout rien de mieux ne se dessinait. Tout semblait indiquer que nous étions sensés être à Monaco.

Lorsque Martin a commencé à être malade, nous avons à nouveau pensé à quitter Monaco mais c’était très compliqué et source de plus de stress que de rester.

Bien sûr, nous avons regardé notre couple. Nous avons regardé tous les aspects de la guérison, ce que Martin a appelé « changement familial radical » où tous les membres de la famille examinent d’où vient le stress auquel la personne malade répond et qu’est-ce que tout le monde peut faire pour relâcher la source du stress. Tout le monde participe activement à la guérison. Bien sûr tout cela se fait dans l’amour, l’amour infini pour la personne malade, l’envie de tout faire pour l’aider à guérir.

L’argent :

Martin a souvent raconté son histoire avec les impôts américains, lorsqu’il n’a plus reçu de déclaration de revenus il y a 40 ans, n’a pas cherché à en recevoir et est ainsi sorti du système.

Depuis quelques années il avait envie de revenir dans le système et lorsque les USA ont créé le programme de réhabilitation, Martin a décidé de saisir l’occasion. Cela lui a coûté la presque totalité des économies qu’il avait faites pour sa retraite. Il a signé le chèque aux impôts US en janvier 2014 avec beaucoup de réticence… Lui qui voulait lever le pied, se reposer, comment allait-il subvenir aux besoins de sa famille ?

Martin a grandi dans des conditions sordides et son chakra racine a toujours été son point faible. Il était le soutien de sa maman plutôt que le contraire. Il savait qu’elle l’aimait, il l’aimait, ils avaient une relation fusionnelle mais elle était fragile et certainement pas perçue comme une source de nourriture.

Martin ne s’imaginait pas être nourri par une femme. C’était une idée difficile pour lui.

Le travail :

L’été 2013, Martin était découragé, les quelques stages enseignés en Italie et en Grèce l’avaient déçu. Il disait que les gens ne le comprenaient pas, ils ne comprenaient pas son message. Il a eu moins de plaisir à enseigner, il était fatigué.

La confiance :

J’ai peu vu Martin pleurer en 25 ans. La première fois c’était en stage au moment du massacre du Rwanda, il était en larme. Il disait : « Comment un être humain peut-il traiter un autre être humain de la sorte ? »

La deuxième, en 2013 lors du programme « Héros de l’année » que CNN organise chaque année. Des dizaines de personnes sont présentées et on décrit les bonnes actions qu’elles font et l’une d’elles est élue. Il disait « Je suis une bonne personne, n’est-ce pas ? » « Je fais du bien sur la planète, n’est-ce pas ? »

Il s’est vraiment senti rejeté et incompris ces trois dernières années. Il était devenu très sensible avec ça.

Avant qu’il parte, j’ai dit à Martin que j’avais demandé à tous ses participants de lui envoyer un témoignage d’amour ou de reconnaissance, que j’imprimerais ces messages et qu’il partirait avec eux. Tous ces messages seraient mêlés à ses cendres.

J’ai rassemblé les centaines de messages qu’il a reçus, il y avait presque 200 pages. Ils sont avec lui.

Vous les trouverez dans cette rubrique.

Les derniers mots de Martin ont été « Je suis fier de moi »

Nous sommes fiers de lui.

Le Niveau Spirituel
Nos débuts de vie commune :

Notre première semaine de vie commune, un soir, Martin m’a dit : « J’ai toujours eu un rêve lorsque je rencontrerais mon âme-sœur, lorsqu’il sera temps pour moi de quitter la planète, disons dans 20 ans, nous ouvrirons une bouteille de champagne, nous trinquerons à notre amour et puis je m’endormirai et partirai. »

20 ans nous semblaient une éternité ! J’avais 33 ans, lui 55. Trois ans plus tard, je lui ai fait remarquer que 20 ans étaient peu et que nous devrions rallonger le contrat à 30 ans. Nous avions ri. Lorsque Martin est parti, nous avions 19 ans de vie commune et presque 20 ans de relation ( Elle a commencé en mars 1995)

… nous avons bu le champagne et trinqué à notre amour quelques jours avant son départ.

Après son départ :

Une amie est venue faire un stage avec moi en novembre 2014, 3 mois après le départ de Martin.

Cela faisait 20 ans qu’elle n’avait plus fait de stage. Elle m’a parlé de cette conversation qu’elle avait eue avec Martin 25 ans auparavant au cours de laquelle il lui avait dit qu’il ne fêterait pas ses 74 ans.

Il est parti 3 mois avant ses 74 ans.

La dernière pièce de puzzle est venue d’une personne très inattendue, ma marraine qui est aussi ma tante. Nous n’avons jamais parlé de manière profonde toutes les deux malgré l’amour que nous nous portons mutuellement.

Au début de l’année 2015, elle m’a dit ceci :

« Vous êtes venus à Monaco pour vous rapprocher de tes parents mais ce n’est pas pour eux, c’est pour toi. Martin savait qu’il partirait et il vous a rapprochés de tes parents, toi et Edouard pour que ce soit plus facile le moment venu. »

Toutes les pièces du puzzle se sont rassemblées. Tout avait un sens. J’ai vu toute l’orchestration.

Martin savait qu’il partirait avant ses 74 ans, quelque part, il connaissait la suite.

C’était aussi comme par hasard un moment idéal pour plein de raisons pratiques.

Il a aussi tout fait pour que son départ soit le plus facile possible pour nous. Peut-être Martin pensait-il qu’il aurait été plus difficile pour Edouard, à 13 ans, d’entendre son père dire : « Ce soir j’ai décidé de partir. Trinquons à notre amour. » Et de tirer sa révérence. Je ne sais pas.

Nous avons eu le temps de nous dire au revoir, de nous dire des mots d’amour. Martin a dit à Edouard : « Vis tous tes rêves mon fils. » Edouard a été incroyablement présent et centré, ouvert comme s’il avait toute la sagesse du monde en lui.

Marti est parti tranquillement.

Un soir, je lui ai dit qu’Edouard et moi étions prêts.

Il est parti le lendemain matin à 6h00 pendant une magnifique pleine lune.

Je l’ai vu avec sa maman. Il avait devant lui un très long tapis rouge, une arche lumineuse et de chaque côté des centaines de personnes l’applaudissant, parmi elles des participants aux stages que je connaissais et qui étaient partis avant lui.

Il s’est retourné pour voir comment allait Edouard, il a vu que je le tenais dans mes bras, il a souri, je lui ai dit « Vas-y, profite de la fête. Et il s’est laissé accueillir les bras ouverts.

Il est revenu voir Edouard le lendemain, dans son rêve. Ils ont passé une journée entière, juste ensemble, simplement, à ne rien faire de spécial, à sentir le contact, l’amour.

Martin est souvent là.

Pour la Saint-Valentin 2015, j’étais triste, je me disais que je n’aurais pas ma carte cette année. J’ai décidé de ranger la maison car je n’avais pas la tête à travailler.

J’ai décidé de défaire un carton rempli de vieilleries, de vieux poèmes écrits lorsque j’étais adolescente, de vieux dessins, et au milieu de tout ce désordre, j’ai trouvé une carte de la Saint-Valentin, sans date, que Martin m’avait écrite en je ne sais quelle année et que j’avais conservée. Elle disait : « Mon amour, Je t’aime pour toujours »

Il travaille différemment à présent, sur d’autres plans. Depuis que nous étions à Monaco, deux de nos amis astrologues lui avaient dit en regardant son thème astral que son travail allait changer, qu’il allait avoir d’autres proportions…

Martin a été un mari et un père exceptionnel.

Il reste mon meilleur ami.

Annick

Témoignages

Peu avant son départ les élèves de Martin Brofman, ses amis, ses collègues lui ont témoigné leur reconnaissance à travers les mots que vous trouverez ici. Tous ces mots montrent les magnifiques qualités de Martin Brofman, et c’est en les lisant que vous connaîtrez le mieux l’homme qu’il a été.

15 octubre 2020

A través del túnel

Un relato personal de una experiencia cercana a la muerte por un Walk-In   Estaba en el Hospital Episcopal de Filadelfia. Acababan de decirme que tenía […]
14 enero 2018

Artículo: El método Cuerpo-Espejo ©

15 octubre 2020

La opinión de un Sanador sobre el SIDA

Todos somos un sistema de energía. La energía fluye a través de nuestro ser y está dirigida por nuestra conciencia. Cuando estamos sanos o en equilibrio, […]
15 octubre 2020

La Visión como una Metáfora

La relación entre la vista y la conciencia   ¿Por qué a nuestros ojos se les llama las ventanas de nuestra alma? ¿Por qué hablamos del […]
15 octubre 2020

Sanación y Transformación

Cada síntoma tiene asociada una cierta forma de ser. Para poder liberar el síntoma, debe liberarse la forma de ser asociada con éste. Así pues, el […]
Español